señor… barroso

barroso

JUNTO a la isla cercada
(casi) siempre sopla un mata-vacas que enloquece.
El anfitrión dos Açores ofrece argumentos bélicos a aquellos que no sienten más aprecio/dolor que el petróleo abundante o escaso. Ahora es un animal resbaladizo (enguia) al asalto de instantes de oro amarillo y negro. Un animal de sombra que en los muros se espesa como un antiguo/nuevo delito. No dejemos que prosiga su quehacer el animal silente que a ciegas nos conduce hacia el abismo.

16-3-2013
08-7-2016
Santiago Aguaded Landero

Anúncios